Informe Finestra
Informe Finestra
Informe Finestra

Comercio pierde hasta 8% por fraudes digitales

13 de noviembre de 2017


El comercio al menudeo pasa por una revolución. Las tiendas físicas tradicionales experimentan un bajo rendimiento y generan centros comerciales vacíos. Los consumidores recurren más a sus dispositivos en línea y móviles para conseguir una gama cada vez más amplia de productos y servicios. El volumen de compras en línea podría sobrepasar los 500 mil millones en 2017, lo que representa el 10.4% del volumen total del comercio al menudeo en Estados Unidos.

De acuerdo con el estudio “El impacto financiero del fraude en 2017: Explorando el impacto del fraude en un mundo digital”, elaborado por Javelin Strategy & Research y patrocinado por patrocinado por Vesta Corporation, el volumen del comercio al menudeo para 2020, crecerá a casi $650 mil millones y 12.4 por ciento en Norteamérica.

El informe señala que este panorama está haciendo que la gestión de fraudes sea un desafío cada vez más crítico para los comerciantes, ya que los defraudadores concentrarán más esfuerzos en identificar y explotar las cualidades únicas del comercio electrónico. Sobre ello, los principales hallazgos del informe son:

El fraude cuesta a los comerciantes, el 8% de sus ingresos anuales en promedio.

La gestión de fraudes, las pérdidas por contra cargos y los falsos positivos, son un costo cada vez mayor para todos los comerciantes. El impacto más grande ha sido sobre los comerciantes de bienes digitales, que han perdido 9.7% de ingresos en promedio, un aumento del 13% a partir de 2016.

Los comerciantes gastan en prevención de fraudes hasta 10 veces lo que pierden en contra cargos.

Los contra cargos y falsos positivos son una parte cada vez mayor de los costos por fraude. Los primeros aumentaron 60% para los comerciantes de bienes digitales y 75% para los de bienes físicos, resultado del incremento en la sofisticación de los defraudadores y la exposición al cambio de responsabilidad por fraude con tarjeta con chip para algunos comerciantes de bienes físicos.


Las operaciones no autorizadas aumentaron 33% en 2017 y representaron casi la mitad de las pérdidas por fraude promedio de los comerciantes.

Es probable que aumente la adopción de 3-D Secure el año entrante por su promesa de ofrecer una mayor prevención del fraude con menos interrupciones a la experiencia del cliente, está convenciendo a un número creciente de comerciantes a darle una segunda oportunidad a la solución.

Ante esta situación del aumento de fraudes en el comercio electrónico, las recomendaciones que se extraen de la investigación para que los comerciantes puedan prevenir estos ataques son:

*Evaluar enfoques adicionales de autenticación más allá de los que utilizan elementos de datos estáticos.
*Invertir en la capacitación integral y continua del personal encargado de la gestión de fraudes.
*Implementar herramientas “invisibles” de gestión de fraudes para maximizar su prevención al tiempo que se reduce al mínimo el impacto a la experiencia del cliente.
*Considerar la subcontratación externa de todas o algunas de las funciones de gestión de fraudes.


Informe Finestra
Informe Finestra
Informe Finestra
Año 8 Vol. 11     1 de Diciembre de 2017
Informe Finestra

Comercio pierde hasta 8% por fraudes digitales

13 de noviembre de 2017


El comercio al menudeo pasa por una revolución. Las tiendas físicas tradicionales experimentan un bajo rendimiento y generan centros comerciales vacíos. Los consumidores recurren más a sus dispositivos en línea y móviles para conseguir una gama cada vez más amplia de productos y servicios. El volumen de compras en línea podría sobrepasar los 500 mil millones en 2017, lo que representa el 10.4% del volumen total del comercio al menudeo en Estados Unidos.

De acuerdo con el estudio “El impacto financiero del fraude en 2017: Explorando el impacto del fraude en un mundo digital”, elaborado por Javelin Strategy & Research y patrocinado por patrocinado por Vesta Corporation, el volumen del comercio al menudeo para 2020, crecerá a casi $650 mil millones y 12.4 por ciento en Norteamérica.

El informe señala que este panorama está haciendo que la gestión de fraudes sea un desafío cada vez más crítico para los comerciantes, ya que los defraudadores concentrarán más esfuerzos en identificar y explotar las cualidades únicas del comercio electrónico. Sobre ello, los principales hallazgos del informe son:

El fraude cuesta a los comerciantes, el 8% de sus ingresos anuales en promedio.

La gestión de fraudes, las pérdidas por contra cargos y los falsos positivos, son un costo cada vez mayor para todos los comerciantes. El impacto más grande ha sido sobre los comerciantes de bienes digitales, que han perdido 9.7% de ingresos en promedio, un aumento del 13% a partir de 2016.

Los comerciantes gastan en prevención de fraudes hasta 10 veces lo que pierden en contra cargos.

Los contra cargos y falsos positivos son una parte cada vez mayor de los costos por fraude. Los primeros aumentaron 60% para los comerciantes de bienes digitales y 75% para los de bienes físicos, resultado del incremento en la sofisticación de los defraudadores y la exposición al cambio de responsabilidad por fraude con tarjeta con chip para algunos comerciantes de bienes físicos.


Las operaciones no autorizadas aumentaron 33% en 2017 y representaron casi la mitad de las pérdidas por fraude promedio de los comerciantes.

Es probable que aumente la adopción de 3-D Secure el año entrante por su promesa de ofrecer una mayor prevención del fraude con menos interrupciones a la experiencia del cliente, está convenciendo a un número creciente de comerciantes a darle una segunda oportunidad a la solución.

Ante esta situación del aumento de fraudes en el comercio electrónico, las recomendaciones que se extraen de la investigación para que los comerciantes puedan prevenir estos ataques son:

*Evaluar enfoques adicionales de autenticación más allá de los que utilizan elementos de datos estáticos.
*Invertir en la capacitación integral y continua del personal encargado de la gestión de fraudes.
*Implementar herramientas “invisibles” de gestión de fraudes para maximizar su prevención al tiempo que se reduce al mínimo el impacto a la experiencia del cliente.
*Considerar la subcontratación externa de todas o algunas de las funciones de gestión de fraudes.



Contacto

Informe Finestra

Desarrollada por Centro Creativo