La banca mexicana de cara a una posible desaceleración

9

Desde hace meses, se espera que las principales economías del mundo caigan en una desaceleración económica o inclusive en una contracción. Esto sería en respuesta a los ajustes que han realizado los bancos centrales para tratar de contener la inflación. Por ejemplo, Banco de México ha elevado su tasa de interés desde 4.5% hasta el 11.0% actual.

Independientemente de las proyecciones de los expertos, la realidad es que los precios siguen subiendo o, en algunas economías, se han desacelerado en menor velocidad de lo esperado, lo que implica que los incrementos de las tasas de interés por parte de los bancos centrales continuarán, restringiendo aún más a la actividad económica.

En un escenario económico incierto, es fundamental revisar cómo se encuentra el sistema bancario mexicano de cara a una posible desaceleración económica.

Según el último Reporte de Estabilidad Financiera realizado por Banco de México, el sistema financiero del país mantiene una posición sólida y de resiliencia. El reporte fue enfático con la banca múltiple, la cual cuenta con niveles de capital y de liquidez que exceden con holgura los mínimos regulatorios.

Sobre este tema, de acuerdo con la última publicación del Índice de Capitalización (ICAP) y Alertas Tempranas de la banca múltiple realizado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) correspondiente al mes de enero, las 50 entidades bancarias que integran al sistema se encuentran suficientemente capitalizadas para enfrentar escenarios de perdidas no esperadas y no requieren acciones inmediatas de supervisión respecto a su solvencia. El ICAP general del sistema bancario fue 19.0%. En el reporte se puede observar que todos los bancos presentan un ICAP superior al mínimo permitido de 10.50% para evitar alguna medida correctiva. De hecho, los bancos que registraron un menor ICAP fueron Ve por Más, Sabadell (de origen español) y Bankaool (fundado en Delicias, Chihuahua), con un índice de capitalización de 12.48%, 12.61% y 12.74%.

En 2022, se realizó el Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP por sus siglas en inglés) por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), en el cual se evalúa el sistema financiero mexicano obligatoriamente cada cinco años al ser miembro del FMI, pues consideran al sistema financiero del país de Importancia Sistémica. Los principales hallazgos de la evaluación fueron: México cuenta con un sistema financiero robusto y los bancos han mantenido altos niveles de capital y liquidez por varios años. El reporte destacó el fortalecimiento del marco regulatorio mexicano, como la implantación de los estándares Basilea III, pero identificó algunos riesgos como un bajo nivel de inclusión financiera. Se recomendó dar seguimiento a líneas de crédito contingentes otorgadas por la banca múltiple y la concentración de financiamiento en algunos sectores.

Crecimiento del crédito

Durante el año pasado, se observó un relevante crecimiento en la cartera vigente total otorgada al sector no bancario por parte de banca comercial, esto es, aumentó el financiamiento por parte de la banca al consumidor. La cartera vigente total se incrementó 202% en 2022, un aumento de 633,601 millones de pesos a saldos nominales respecto al año anterior; sumó dos años de incrementos. Estas cifras muestran una reactivación de la actividad económica después de que en 2020 se observó un descenso de 66,572 mdp en la cartera vigente a consecuencia de la crisis por la pandemia.

Específicamente en 2022, la cartera de crédito por destino del crédito que más se incrementó fue el financiamiento a empresas (300, 502 mdp), seguido por el financiamiento a la vivienda media y residencial (128,036 mdp) y por las tarjetas de crédito (79,627 mdp); el financiamiento a vivienda de interés social disminuyó en 999 mdp. Según un estudio realizado por BBVA Research, el crecimiento de las tarjetas de crédito coincide con reducciones en términos reales de los límites de crédito.

De hecho, comparando los datos más recientes (enero 2023) con febrero del 2020, los financiamientos en vivienda de interés social y personales aún permanecen por debajo de los valores prepandemia, mientras que los créditos a la vivienda media y residencial registraron el principal crecimiento. El crédito automotriz presenta el menor incremento, mientras que el crédito de nómina y las tarjetas de crédito muestran un crecimiento similar.

Uno de los riesgos que la banca comercial corre por el incremento de un crédito en general, es la posibilidad de un mayor incumplimiento en un periodo dado y que eso comprometa sus reservas. Por ejemplo, es la cartera vencida de las tarjetas de crédito suele aumentar en momentos de crisis o incertidumbre económica, como ocurrió en enero de 2021, que la cartera vencida subió hasta 15,879 mdp, nivel no visto desde octubre del 2009, cuando el mundo sufría las consecuencias de la crisis subprime. Llama la atención que, en enero pasado, la cartera vencida se incrementó 30.4% mensual, el mayor incremento desde octubre del 2020 (plena crisis de pandemia).

Pero el Índice de Morosidad (IMOR) en las tarjetas de crédito, que mide la razón de la cartera vencida entre la cartera total, se mantuvo estable el año pasado al terminar en 2.61%*. Como referencia, entre noviembre del 2020 y abril del 2021, se observó un importante incremento del IMOR hasta los 7.49%, para posteriormente descender.

Utilidad histórica

La banca comercial del país registró un incremento del 20% en sus utilidades durante 2022, al sumar 236,743 mdp, según datos de la CNBV, una cifra histórica. Dichos resultados se debieron un mayor margen de los bancos (diferencia entre lo que cobran a deudores y pagan a clientes) así como por el incremento del financiamiento a empresas y en el rubro de vivienda media y residencial, como se explicó anteriormente.  Los ingresos por interés, que sumaron un 1.17 billones de pesos, son el margen de los bancos que a su vez se beneficiaron por el incremento en la tasa de referencia que realizó Banxico a lo largo del año pasado. 

Grupo Financiero Utilidad Neta 2022 (mdp) Variación anual Incremento del valor de su acción en 2022
BBVA 76,537 27.0% NA
Banorte 34,549 32.4% 14.6%
Santander 26,468 46.0% -2.1%
Inbursa 24,495 17.0% 33.9%
Citibanamex 20,433 -8.70% NA
Scotiabank 11,117 18.0% NA
HSBC 10,010 256.0% NA
BanBajío 4,806 67.3% 29.1%
Gentera 4,658 94.0% 96.3%
Banregio 4,945 39.0% 44.6%

NA. No Aplica. No cotiza en la BMV.
*A partir de enero del 2022, el IMOR se modificó para adoptar el estándar internacional IFRS9, que permiten a las instituciones de crédito realizar ajustes en la clasificación de su cartera crediticia, sin que esto implique un mayor nivel de impago.