Hay cosas que llegaron para quedarse después de la pandemia, entre ellas las preferencias de los consumidores para no tener que hacer filas en el banco y poder realizar más servicios financieros online.

Varias investigaciones confirman que los bancos 100% digitales, en especial los denominados neobancos, tienen cada vez más auge y principalmente entre los jóvenes.

Datos del Radar Fintech 2023 muestran que de 2016 a 2022 el número de empresas de tecnología financiera, mejor conocidas como Fintech, sumaron 650 en México.

Nada más en el último año surgieron 184 nuevas. Lo que significa un crecimiento de 28%, muy por encima de la tasa histórica de 16% de crecimiento de este sector.

Aunque muchos consideran erróneo catalogar los neobancos como Fintech, la realidad es que en parte operan bajo el mismo marco legal. Pero además deben contar con una licencia de institución de banca múltiple, autorizada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Según Statista, hoy en Latinoamérica operan 50 neobancos, de los cuales varios cubren el mercado mexicano.

Sin embargo, no hay un número exacto de cuántos existen actualmente en el país debido a la sutil línea que divide a las instituciones tradicionales, que en años recientes han obtenido nuevas licencias para operar bancos 100% digitales en México, de los bancos nativos de internet.

A la fecha, la creación de neobancos sigue creciendo y al menos media docena están a la espera de obtener permiso para atender a los mexicanos.

Veinteañeros los prefieren digitales

Mediciones de la empresa de tecnología bancaria, Mambu, señalan que quienes recién cumplieron la mayoría de edad en México son el segmento más proclive al uso de servicios bancarios digitales.

La mayoría no acude a sucursales y únicamente realiza movimientos bancarios mediante aplicaciones en su teléfono móvil.

Añade que más de 18% de los casi 49 millones de mexicanos bancarizados en el país, están prefiriendo recurrir a los neobancos que a las instituciones financieras tradicionales. Y en promedio usan dos servicios: Tarjetas de débito o crédito y cuentas de ahorro.

Poco más de 30% de los encuestados, principalmente los menores de 28 años, indican que estarían dispuestos a cambiar de institución y los aspectos que tomarían en cuenta incluyen mejores beneficios (menos cobro de comisiones), mejor servicio al cliente y más herramientas digitales.

Evolución de la banca tradicional

Es un hecho que la pandemia cambió el mundo y el sector bancario “de forma irreversible”. Muchos bancos latinos que no estaban preparados para operar digitalmente durante el confinamiento, debieron acelerar la carrera para adaptarse a las nuevas necesidades, indica el estudio “Digital Banking Maturity (DBM) 2022”, elaborado por Deloitte.

De 2020 a 2022, la madurez digital de la banca en Latinoamérica pasó de 32% a 52% al permitir a sus clientes abrir cuentas bancarias de manera remota. Otros bancos, que el estudio clasifica como “digital champions”, obtuvieron una puntuación de 80% en este servicio gracias a su mejor desempeño.

El estudio DBM que también evaluó el proceso de atención al cliente o “customer journey” de la banca tradicional, refiere que los tres países con bancos más maduros digitalmente son: México con una puntuación de 72%, Colombia con 60% y Argentina con 59%.

De acuerdo con el estudio, las crecientes expectativas de los clientes animan a más bancos a permitir a los usuarios realizar procesos como la apertura de productos de forma totalmente remota.

Hoy también es un hecho en mercados como el mexicano que la presencia digital se está convirtiendo en el estándar, incluso de la banca tradicional.